La vivienda para quien la habita

Este 5 de octubre saldremos a la calle para defender nuestros derechos junto a la Coordinadora de Vivienda de Madrid y diferentes colectivos por la defensa de la vivienda.

La organización por la defensa de la vivienda es fiel reflejo del riesgo que nos amenaza desde los inicios de afectadas por la hipoteca, los alquileres y la vivienda pública.

Primero disfrazaron su codicia de error individual, “vivimos por encima de nuestras posibilidades”. Los bancos, ¡pobres bancos!, no podían asumir nuestros errores y tampoco asumir la irresponsabilidad que tuvimos al querer vivir bajo un techo. Y nos echaron a la calle. Ahora tenían demasiadas casas vacías, pese a seguir demandando ¿por derecho?, las deudas generadas, y encima tenían que pagar los impuestos por la adquisición de esas propiedades. ¡Pobrecitos bancos!

El banco, como buena empresa, no podía permitirse condonar la deuda con la casa. Prefirió vender las mismas por un precio inferior a su interés, más ajustado a su coste y nunca equiparable con el valor de poder vivir bajo techo. Al igual que en las películas de mafia, ejem, aparecieron los fondos buitre, comprando deudas y rompiendo el vínculo ético-social, entre quien tenía el poder y el deber de reconocer su avaricia y su inhumanidad; Dejando sin protección a miles de personas de 3, 15, 40 u 80 años.

Recordemos que la protección es una necesidad básica universal después de necesidades vitales como comer o beber.

A mitad de toda esta historia se inventó la mordaza para convertir a las plataformas ciudadanas en plataformas de delincuentes. Todavía estamos esperando este calificativo para EMPRESAS (bancarias, financieras e inversionistas) que desde el terror hacen de la política de partido algo de lo que sacar partido.

Parece que hay que cuidar antes a personas jurídicas liberales que a las físicas. Será por eso la diferencia de trato que existe entre los fondos buitre, que compran las viviendas a un precio inferior para poder tener más poder, y NOSOTRAS. Aquellas a las que nos fuerzan a hipotecar o entregar nuestras vidas para poder darles beneficios. Aquellas que nos vemos forzadas a partirnos la espalda trabajando de sol a sol para seguir siendo pobres.

El derecho que estamos defendiendo no te de ninguna carta ni consenso partitocrático. Es más, es ése mismo consenso el que nos margina y esclaviza. Cambiando leyes a su antojo para convertir la creatividad torticero-liberal en justicia y orden social. SOCIMI se llama el diablo. El ejemplo más depurado de toda esta farsa. Libradas de pagar impuestos. Libres para jugar con la vida.
Este 5 de octubre, pese a todas las dificultades y obstáculos impuestas, saldremos para hacer visible la lucha que se libra cada día, en cada barrio. Gritando todas juntas POR EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA.

CNT Comarcal Sur / Solidridad Obrera / Apoyo Mutuo / CGT UAM / Federación Estudiantil Libertaria

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.