Una ración de calamares: Notas dispersas sobre Catalunya

No quiero hacer un bocatacalamares.jpg así que voy a intentar hablar sobre Madrid y cómo creo que eso afecta a Catalunya. Seguramente acabe diciendo qué es lo que tenéis que hacer, porque al fin y al cabo, es lo que hacemos siempre los activistas. Quién no ha pasado horas pensando en lo que tenían que haber hecho los espartaquistas en 1918 o la CNT en el 36. Nos tira por ahí, sin más, no pretendo darle lecciones a nadie. La idea es ayudar a los compas catalanes a entender lo que pasa aquí y que ellos hagan sus estrategias a partir de ahí…

Premisa: las disonancias cognitivas post 1O.

Desde el 1O en toda conversación digo lo mismo, hay una profunda disonancia cognitiva sobre el 1O en CAT y ESP. Por lo que os leo en Twitter, muchos catalanes ya os habéis ido. El 1O ha supuesto un punto de inflexión muy gordo para mucha gente. Primero porque han pegado a la gente cuando iban a votar, el gran acto litúrgico de la democracia. Segundo por a quién a han pegado, no sólo a los activistas que recibimos siempre. Y, tercero, porque la Policía Nacional y la Guardia Civil han hecho todo lo posible (ya desde el “a por ellos”) para ser vistos como fuerzas de ocupación. Pues eso, Independencia emocional” leí el otro día. Ni por asomo esto se ve así entre la gente de izquierdas por aquí. En Madrid se ve más como algo más parecido al desalojo de plaza Catalunya, un despropósito, algo que se ha ido de madre (importante: por culpa del PP), pero no ese “crack” que me ha parecido sentir en Twitter. Un ejemplo tonto: he visto a muchos catalanes futboleros que sigo en Twitter indignadísimos con que el Barça jugará por no perder 6 puntos. Hablaba con un compañero de curro futbolero, del Madrid pero votante de Podemos (#Existen), que se reía de eso. Le tuve que enseñar la portada del Sport del 2O (“Vergüenza”) para convencerle.

Premisa: Creo que el resultado de lo que está pasando en Catalunya se juega tanto en Catalunya como en España. Creo que esto siempre es así: el resultado de la revolución rusa se jugó tanto en Rusia como en el fracaso de las revoluciones europeas. Y en la independencia de Haití a finales del XVIII pasó igual, su desarrollo fue un resultado de un toma y daca entre Haití y Francia. Esto lo digo un poco porque estos días he estado leyendo a mucha gente lo de “Marxem” y “no podemos esperar más” y me parece completamente legítimo (puede que hasta necesario), pero ojo, porque que algo sea legítimo no implica que sea un acierto táctico. Vuelvo luego sobre esto.

¿Y qué pasa en Madrid? Pues que la cosa está muy mal (e imagino en el resto de España estará igual). Ahora mismo la reacción más visible es el repunte de banderas de España en los balcones de las calles de Madrid. No sólo en los barrios ricos (Salamanca, Centro), también nos llegan fotos de barrios populares como San Blas o Villaverde (menos, pero también). Muchísima gente está contando los amigos que están quitando o que les están quitando a costa de la situación en Catalunya. Lo mismo he visto en cuentas de Twitter no políticas que se manifiestan mínimamente a favor del referéndum o contra la represión en el 1-O. O sea, se siente claramente una regresión españolista con este tema. Es difícil saber cuánta de esta banderización es un poco ilusión óptica porque los ultras están crecidos y la gente de izquierdas está ahora mismo un poco callada, a la defensiva. Pero sí que da la sensación que el tablero de juego se está desplazando, para mal.

De hecho, los movimientos sociales tampoco estamos en el mejor momento. Aún se está en una situación de reflujo post15M y, sobre todo, digiriendo un poco todo lo que ha pasado y el nuevo escenario post asalto institucional. Por poner un ejemplo: la okupación de La Ingobernable en Madrid hace unos meses es como un primer síntoma, pequeño, de algún tipo de recomposición movimentista. Pero estamos muy parados. Creo que es un hecho.

Y aquí meto otra disonancia cognitiva post-1O, en la otra dirección. Creo que, con la que está liada en Catalunya (para bien) muchos compas de allí no se están dando cuenta de que aquí estamos muy lejos de esto. El otro día leí un hilo que nos llamaba a salir a la calle y aprovechar lo que está pasando en Catalunya para mover aquí las cosas. Joder, como si no quisiéramos, pero creo que la sensación general es que ni podemos, ni sabemos muy bien cómo hacerlo.

La DUI: la declaración unilateral de independencia es, creo, un punto simbólico clave en este asunto. Aquí antes del 1-O la idea del referéndum ilegítimo e ilegal estaba extendida, no sólo entre la derecha. Ha sido la represión policial lo que ha dejado esto a un lado, pero creo que no lo ha legitimado. Ahora se puede ver justificado, pero no legítimo. Legítimo, una vez más, para plantear un referéndum pactado con “garantías” (llevo varios días repitiendo que si no tiene garantías es porque el estado español no ha dejado que las tenga), pero no para una declaración de independencia unilateral (“no puedes dejar fuera al 50% de los catalanes”, a lo que respondemos que qué pasa con el otro 50%). En Madrid, y esto no tiene por qué ser igual en CAT, creo que donde más simpatías puede generar el proceso catalán es en el frame democracia vs autoridad, o mejor dicho, en la pugna por el significado de la “democracia”. ¿Democracia es respetar la constitución/ley o es la expresión del pueblo a través del voto? (inciso: menudo retroceso respecto al 15M donde la disputa era que la democracia es algo más que votar).

El riesgo en Madrid es que el marco de vea desde aquí como algo de “dos nacionalismos” o “Espanya ens Roba”. Creo que la DUI rompe el marco democracia, (en el que muy hábilmente se ha colocado el independentismo) o mejor, facilita que lo muevan hacia el segundo.

La dureza del discurso del rey el 3O ha hecho mucho daño entre sectores de la izquierda más moderada (PSOE y algunos votantes de Podemos). No se lo esperaban. Aún defendiendo la legalidad se esperaban llamadas al diálogo, a suavizar, no la defensa cerrada de la posición PP-Cs que hizo. Aún así, no creo que sea suficiente como para que en Madrid se asuma la DUI como “la única salida” (como al parecer se ha entendido en Catalunya). Creo que lo que sí ha hecho es dejar al PSOE en fuera de juego y seguramente tensionarle aún más internamente.

Premisa: en mi cabeza, creo que a la más que puede aspirar lo de Catalunya es a un referéndum pactado vinculante (RPV). Igual esto es mi propia visión madrileña. Como que igual me es más fácil imaginarme el fin del mundo que la ruptura de España. No, es broma. Es bastante fácil imaginarse la ruptura de España. Lo que me me cuesta mucho imaginar es que la UE o la comunidad internacional acepte los resultados del 1O como legítimos y vinculantes. En este sentido, veo la DUI como una jugada más (órdago o farol, ya no sé), respecto al objetivo final del juego: el RPV. Sinceramente, espero equivocarme, porque eso indicaría que el marco de lo posible para un país de la UE es mucho mayor de lo que ahora mismo me parece.

Entendería que los compas catalanes no estén de acuerdo. Y me parece bien. De hecho, hasta entiendo que estando de acuerdo, no lo digan y apuesten públicamente por la DUI como mecanismo de presión, por que así es la política.

Si junto las dos cosas, lo único que creo que puede hacer públicamente la izquierda española es defender ese referéndum y tratar de romper el frente constitucionalista PP-Cs-PSOE por el lado más ultra. (A todo esto, romper el PSOE, o pasokizarlo, por cierto, sigue siendo la única opción de que se desborde algo en el Régimen del 78 en España, supongo que eso todos lo tenemos claro). O sea, pedirle a la izquierda española que defienda ahora mismo la unilateralidad es un poco como pedirle a la izquierda independentista que proclame el socialismo o el comunismo libertario. Ninguna de las dos se adopta a la realidad material concreta en la que se mueven.

De hecho, quizás la estrategia sinérgica es que aquí Unidos Podemos pida el referéndum pactado y allí la izquierda independentista pida la independencia unilateral. Esto igual se entiende desde la idea de “la paradoja del reformismo”: sólo en presencia de un movimiento revolucionario fuerte, el reformismo puede jugar sus cartas. Mira, no quería y al final os estoy diciendo un poco qué hacer.

Pero bueno, eso: que creo que si Podemos defendiese a día de hoy la independencia unilateral, le arrinconarían fácilmente y dejaría de ser un actor relevante en este tema. Y desde mi perspectiva de que lo de Catalunya se juega a ambos lados, no sabéis la falta que creo que le hace a Catalunya tener actores relevantes públicos en España a día de hoy que no sean los del “A por ellos, oe”.

No me atrevo a dar mi opinión sobre qué pasará si hay DUI + 155 + Ejército o Barra libre de hostias. Es un escenario muy complejo y muy duro que, por cierto, aquí da bastante miedo. Aunque no sean comparables, en las últimas conversaciones que he tenido sobre el tema me ha salido Yugoslavia 3 o 4 veces y al menos una “Guerra Civil”. Da igual que la vaya a haber o no, la cosa es el imaginario de la gente y cómo eso va a influir en sus posicionamientos políticos. Si que creo, o intuyo, o igual sólo deseo, que en caso de represión chunga y continua habría una fuerte movilización relevante de la izquierda en Madrid. Pero seguramente, siento ser tan explícito, sólo si hay sangre. Creo que las detenciones a Puigdemont y otros miembros del Govern, las imputaciones por sedición o ir a buscar a casa a activistas independentistas relevantes nos van a sacar a la calle sólo a los de siempre. Lo del 1O en Sol y poco más. Ojala me equivoque.

¿Podemos aprovechar esto en Madrid para “desbordar”? Se ha puesto de moda hablar de ‘desborde’, sobre todo referido a Catalunya. La pregunta es si “el Octubre Catalán” puede tener algún efecto desborde en Madrid. Yo lo veo difícil, la verdad, pero deberíamos pensar en ello. Algunas ideas:

  1. Sin duda habría partir del marco Democracia/Autoritarismo y profundizar en él. Es decir, disputar qué es la democracia. Cómo decía antes, hemos retrocedido respecto al 15M así que lo primero sería intentar recuperar el terreno perdido. Idealmente, deberíamos ser capaces de plantear los determinantes materiales de la democracia (no tener una situación económica precaria, tener más tiempo libre, etc) y no sólo quedarnos en un aspecto formal como es votar. Es decir, intentar mover el marco a algo como “Democracia vs Neoliberalismo”. Mientras tanto, como mínimo habría que combatir eso de que la democracia es, ante todo, acatar las leyes, porque por ahí viene la deriva autoritaria que recorre europa.
  2. La posición del rey ha encendido los ánimos republicanos. Aunque creo que la monarquía se la ha jugado y puede salir bastante achicharrada de todo esto, me cuesta pensar que a corto plazo pueda sufrir mucho. En este sentido, cualquier opción antimonárquica debería construir primero un imaginario republicano moderno. Te puede gustar más o menos, pero la tricolor y el 31 suenan a viejo o incluso a guerracivilismo y rojos/azules (otra de las cosas que me ha salido últimamente en las conversaciones) Raras veces la historia va hacia atrás. (por cierto, esto también aplica a otros proyectos más radicales que la república)
  3. ¿Y los movimientos sociales? Pues mira, creo que el asunto Cataluña-España le viene demasiado grande a lo que entendemos por movimientos sociales en Madrid. Cierto que, en el fondo, somos los que estamos sacando adelante las pocas y no muy masivas concentraciones solidarias contra la represión y por el derecho a decidir, pero a día de hoy la partida se está jugando en otro tablero. Nuestra oportunidad está si “algo” (no sé muy bien qué, pero supongo que sería una represión excesiva por parte del Estado) consigue sacar a la gente a la calle. En ese escenario quizás podríamos hacer algo más. Ese algo más debería ser tratar de extender al máximo los límites de lo posible, especialmente en el eje democracia-autoritarismo. Por el momento tuitear, llenar Sol una tarde y escribir artículos parece lo más a lo que podemos aspirar en Madrid.
  4. La deriva reaccionaria: los nazis y los fascistas están crecidos y cuanto más se tensione la cosa más se van a crecer. El 1O en Madrid unos nazis (pocos) se atrevieron a pasarse por Sol a liarla. En Zaragoza el otro día uno de las FE-JONS dio un discurso muy ultra frente a unos miles de personas en una plaza llena de banderas de España. En general pienso que este españolismo facha y rancio tiene poco recorrido social mientras cante el “Cara al Sol” en Cibeles (ahí están los miserables resultados de Vox), pero tampoco podemos descartar que aproveche esta tensión para cristalizar, aproveche el lavado de cara constante que le están haciendo los medios al españolismo más ultra de cara a desacreditar al independentismo, para luego poder mutar en algo mucho más moderno y peligroso, tipo AfD o FN, que use como ejes migración e islamofobia (y una tercera pata unionista específicamente hispana). Teniendo en cuenta que el mercado electoral está un poco saturado, esto sólo parece posible que cuaje bajo la forma Ciudadanos (para lo cual tendría que abandonar sus pretensiones de ser los LibDem españoles). Aquí también hay trabajo y hay que ir pensando qué y cómo hacer.

@nichtmitmachen

Deja un comentario